Lucas Di Pascuale


Reciente

Proyectos

Dibujos

Textos

Bio

 

 

 

 

 

Firme

Salirse, insistir

Hombre que quería cambiar el mundo

Diálogo de corrido entre piezas

Hombre que mira

Blancas y amarillas

On the roof

Querida Susana

Costa Rica

Cinco preguntas

I love my car

 







Texto leído en las
Jornadas de perfomance
La nariz en la taza,
Pabellón CEPIA de la Escuela de Artes,
Setiembre 2005 Córdoba.


 


I love my car
Un emprendimiento del Grupo Familiar Abichain-Di Pascuale

Este emprendimiento se inscribe dentro de una serie de proyectos que vengo desarrollando a partir de 1996, los cuales, a modo de síntesis, transcurren a partir de cruces entre arte y política, entre lo público y lo privado; y que tienen también como característica común la inclusión de mi entorno social y familiar en la producción.

A partir de I love my car he decidido agrupar dicho conjunto de proyectos bajo el nombre de Políptico, y digo a partir de I love my car, porque lo pienso como una especie de cierre ya que estuve produciendo, también, a partir de ligar cada proyecto con determinados momentos de nuestra historia reciente con la idea de ir acercándome cada vez más al presente, y creo que este emprendimiento es lo que alcanzo a divisar como presente, este emprendimiento que se propone dialogar con los 90’.

Entonces podemos afirmar que la idea de producir un proyecto que dialogue con los 90’, es uno de los disparadores principales de i love my car, otra situación que funcionó como disparador es que mi esposa se retiró de donde estaba trabajando hasta el año 2004. A partir de estas situaciones decidimos invertir un dinero, con el que nos encontramos, en una pequeña empresa familiar, y digo pequeña solo por ahora.

Comenzamos por tomar el objeto auto como emblemático, creo que no hace falta explicar mucho por qué, bastaría con pensar en aquella Ferrari roja que le obsequiaran a uno de nuestros ex presidentes.

Creemos que para nuestra sociedad el auto es el mejor amigo del hombre y es por eso que nuestro emprendimiento es un club, el club I love my car, que tiene algo muy novedoso: no está conformado por seres humanos, está conformado por autos. Con el sólo hecho de adherir una calcomanía cualquier auto queda automáticamente asociado.

Seguramente muchos de los presentes estarán pensando en que no tienen auto y que entonces este club no es para ellos, estarán pensando que es un club elitista, pero se equivocan. No hace falta tener auto porque lo que aquí hace falta es ser un auto y en eso todos los seres humanos estamos en igualdad de condiciones.

El día 21 de septiembre de 2005 hicimos pública la existencia de I love my car, primero con un mail en el que convocamos a una pegatina en la Mujer Urbana, allí participamos 6 personas: Sandra Abichain, Catalina Di Pascuasle, Emilia Di Pascuale, Julia Cervigni, Rocío Juri y quien les habla.

La campaña de la Mujer Urbana la pensamos como de doble acción, concretando en un mismo momento el lanzamiento y un testeo. Y créanme, comprobamos que nuestro club tiene mucho futuro.

Lo que repartimos fue un prospecto en el que se anuncia la existencia del club y se detallan los pasos a seguir para adherir un automóvil, ya sea mediante la entrevista o mediante la solicitud de la calcomanía por correo. También este prospecto tiene un instructivo de cómo colocar el adhesivo.

En estos momentos estamos también diseñando nuestro merchandising, que saldrá a la venta pronto, el mismo nos permitirá, en una primera etapa, recuperar la inversión y lograr que el emprendimiento sea autosustentable en una segunda.

Laura Ocampo, periodista de la revista Punto a Punto (medio dedicado a las novedades empresariales de Córdoba), nos comentaba al hacernos una entrevista, que al recibir el mail de lanzamiento, en la redacción discutían y se preguntaban ¿qué había atrás de I love my car?, ¿qué empresa ligada al automotor estaría por instalarse en la ciudad?

No hay nada escondido atrás de i love my car, todo está en la vidriera, se trata de un club de autos que se asocian adhiriendo una calcomanía, la cual es provista de forma gratuita, y donde los autos asociados participan de sorteos mensuales.

Seguramente surgirán otras acciones, pensaba en un auto averiado que está al costado del camino y tiene la calcomanía, entonces pasa otro automóvil que también tiene la calcomanía y quizás este otro automóvil se va a detener efectuando una acción de camaradería, dejando de lado la idea de que el auto no esta averiado, de que se trata de un simulacro para robarlo.

Pero ya entraríamos en el terreno de las suposiciones, y uno de los eslogan de nuestro club es: dejemos que los acontecimientos transcurran.

Solo me resta decirles que aquí tengo una planilla de Excel en la que figuran autos asociados y casilleros por llenar, que también llevo con migo este líquido limpiador, (mezcla de agua filtrada y detergente del más rendidor) el cual permite seguir los pasos que indica el instructivo; y por supuesto, también tango la calcomanía. Con estos tres elementos, quien lo desee puede aprovechar la oportunidad para asociar algún automóvil.

Lucas Di Pascuale